jueves, 21 de marzo de 2019

Influencers y Enología: De aficionados, entendidos y famosetes

Programa de máxima audiencia, Mi Casa es la tuya. Bertín Osborne charla amigablemente con Pablo Alborán de esto y aquello mientras el plano nos muestra una flamante botella con un etiquetón genérico de Vinos de Rueda. Ahí está esa botella transparente con un vino amarillo pajizo que parece decirte " Bébeme, Bertín y Pablo lo están haciendo...".
Esta técnica de marketing llamada Product Placement no es nueva ya que es tan antigua como el cine ( recordad esos tipos duros de Hollywood fumando Marlboro), lo que si es relativamente nuevo es el uso del Marketing Influencer en cualquier campo de los productos de consumo, y como no podía ser menos, también llega al mundo de la Enología. Personajes populares con gran tirón mediático que sirven de embajadores de marcas y bodegas recomendando vinos en sus perfiles sociales o incluso haciendo menciones explícitas en entrevistas escritas y de televisión.




Marcas fuertes y de prestigio pueden permitirse el desembolso de grandes partidas de presupuesto de Marketing para este tipo de acciones de promoción de sus vinos en medios masivos de comunicación o mass media.
¿ Y los demás...? Pues los demás, bodegas más pequeñas y familiares, a remar río arriba, usando el Marketing de Guerrilla, ese de mucho impacto con poco presupuesto y buscando la promoción en ámbitos más profesionales para alcanzar otro tipo de prestigio, el concedido por los premios y la crítica enológica. Algo que casi tienen también asegurado las grandes bodegas gracias a sus potentes departamentos comerciales y de comunicación.
Son los "influencers expertos", los Parker, los Peñin o los Suckling los que pueden abrirte las puertas del cielo concediéndote más de 90 puntos, o lo que es lo mismo, mayor distribución, visibilidad y por supuesto, mayor venta.
Por último estamos nosotros, los influencers de andar por casa, los que quizá no nos dediquemos al mundo del vino desde hace 30 años pero que nos gusta catar y probar, compartir nuestras experiencias en foros, redes sociales y pequeños blogs como este o metemos la cuña del comentario de vino en las reuniones de amigos.
Al final, todos somos influencers y en mayor o menor medida, como en cualquier bien de consumo, podemos influir en el acto de compra de cualquiera.
Mientras que los personajes populares pueden llegar a influir en un amplio espectro de público, mayoritariamente no conocedor del mundo del vino, los críticos y expertos por lo general; además de influir en el publico no conocedor lo hacen también en los aficionados al vino. Son auténticos gurús de la enología.
Finalmente, existen infinidad de foros y aplicaciones móviles como Vivino que basan su influencia en miles de opiniones de aficionados al vino con más o menos conocimientos.
Y bien, ahora viene la pregunta del millón, ¿ A quién hacemos caso para elegir un vino?


Mi propia experiencia me dice que no hay que fiarse de nadie y fiarse de todos...
En el vino, como en la vida, no siempre existen verdades absolutas. Como ya he contado en algún otro artículo, la percepción del vino es muy subjetiva.
Yo prefiero no fiarme del todo de Bertines y Parkers y probar y probar para dejarme llevar por los dos gustos, el gusto del sentido y el gusto del agrado, y por supuesto usar el sentido común.
Esta será la mejor guía que podrás tener y seguir, dejándote influir lo que quieras, pero sabiendo lo que eliges y lo que quieres y te gusta...
Share:

2 comentarios:

  1. Hola!muy de acuerdo en lo que hay q probar y probar!! Bonito e interesante artículo!!
    Sigue así!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario.Este blog se hace con gran ilusión y esfuerzo. Es importante que lo que escribo guste.

      Eliminar