lunes, 20 de enero de 2020

La Caníbal: Los nuevos románticos del vino

Al escribir este artículo sufro un conflicto interno. Por un lado os estoy dando a conocer un lugar diferente y que sin duda merece la pena ser visitado. Por otro lado, como quien desea guardar su mejor secreto, no debería daros pistas de un lugar que sin lugar a dudas se está convirtiendo en un referente para los amantes de los vinos con mayúsculas y las cervezas artesanales. La razón es simple, Madrid es especialista en fagotizar lugares especiales y convertirlos en parroquias de postmodernos , en el mal sentido de la palabra. Y es que La Caníbal tiene algo que la hace especial, más allá de su decoración y lo que ofrece.
La Caníbal es un proyecto personal de grandes entendidos en enología y cervezas pero es mucho más, sobretodo el proyecto de amantes de los vinos  hechos con mimo, entusiasmo y alejados de convencionalismos y elaboraciones megalómanas.
Para acudir a La Caníbal hay que hacerlo con la mente abierta, por ejemplo admitiendo que hay vinos excelentes fuera de las botellas y que los vinos de grifo que sirven no solo son magníficos sino que son el resultado personal de formas de entender la viticultura de pequeños viñadores de diferentes regiones de España, una garantía de vinos con sello propio.
Lo bonito no solo es probarlos sino conocer de primera mano esos proyectos contados por los propios protagonistas en las catas que realizan frecuentemente. Creo que a los que amamos el vino nos gusta saber que detrás de cada sorbo, hay una historia y una forma de entender el vino.

La Caníbal: Vinos, cervezas, catas y gastronomía


Pero además de estos vinos de grifo también encontramos una selección de vinos, olorosos y espumosos que destacan por su calidad y que, al igual que los vinos de grifo, provienen de bodegas y productores con una forma de entender el vino desde la pasión, el esfuerzo y el trabajo.
Para acompañar esos vinos una carta bien seleccionada de quesos y platos con alma gallega como el pulpo, la empanada, el raxo o la tortilla de lacón y grelos.
No quiero terminar sin hablar del servicio, un grupo de profesionales con una buena formación en vinos y cervezas que sirven las bebidas como hay que hacerlo, en su copa adecuada (limpia) y a su temperatura adecuada y con una amabilidad exquisita, un hecho en vía de extinción en la metrópolis madrileña.
Lo dicho, quedaros con el nombre porque quizás en un par de días me arrepienta y borre este artículo para guardar el secreto para mí solo...


La Caníbal
Calle de Argumosa, 28.
Metro: Lavapies y Estación del Arte
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario