miércoles, 15 de abril de 2020

Los raritos del vino: Demencia Wines

Cuando os habéis topado con el nombre de este artículo, quizá os haya llamado la atención e incluso habréis pensado en la expresión peyorativa de "rarito". Nada más lejos de la realidad. Es más, este artículo es una oda a los raritos, a los valientes del vino que arriesgan para traernos elaboraciones diferentes, con personalidad, alejados en ocasiones del clasicismo y las elaboraciones estándar.
Hace unos meses asistí a la presentación de los vinos de Demencia Wines en La Canibal, un lugar del que ya os he hablado y que se ha convertido en el templo madrileño de los vinos artesanales y naturales y en donde nos dan la oportunidad de vez en cuando de conocer proyectos interesantes como este.
Fue allá por 2006 cuando el vallisoletano Nacho León decidió apostar por un proyecto en la zona de Villafranca del Bierzo. Tres hectáreas y media de terreno minifundista distribuido en varias parcelas conforman este verdadero banco de pruebas y filón de la verdadera alquimia que se realiza para conseguir esos vinos diferentes, característicos y de gran calidad. Los comienzos no fueron fáciles, nunca los pioneros lo han tenido fácil. Hace 15 años en España quién se lanzaba a hacer vinos de manera más artesanal o vinos naturales era un suicida y por qué no decirlo, algo incomprendido. Mientras en Francia llevaban ya varias décadas haciendo este tipo de vinos, aquí solo unos valientes se decidían a lanzarse a la piscina. El proyecto inicial era el de poner en valor la uva mencía y su potencial buscando un criterio en viticultura y elaboración. La filosofía hoy sigue siendo la misma aunque también adaptándose a nuevas nuevas tendencias y respondiendo a éstas.
Esta es una de las ocasiones en la que podemos decir, sin genero de dudas, que el terroir importa. Suelos franco-limosos en un microclima de transición Continental-Mediterráneo y Atlántico. Viñedo mayoritariamente viejo de más de setenta años y cepas en vaso en donde no se usa herbicidas. En cuanto a la vendimia se realiza manual en pequeñas cajas para conservar todo lo posible la uva en las mejores condiciones.

Nacho León, artífice de Demencia Wines, presentando sus vinos





El resultado, como he dicho antes, son vinos característicos, algunos de ellos diferentes de los clásicos vinos de El Bierzo, vinos muy personales y en donde el terruño se expresa en su máxima expresión.
Demencia, Pyjama y Cachicán son los tres proyectos principales, cada uno con su propia identidad.

Demencia Mencía fue el primer vino de este proyecto en 2006. Un vino que muestra la manera de entender la elaboración artesanal sin renunciar a la calidad y la ambición de realizar un buen vino de guarda. Un vino realizado solo en las mejores añadas y que "espera" al menos cinco años desde la vendimia para ser comercializado. 
Más tarde llegaría Demencia Godello, un vino proveniente de cepas viejas con una elaboración muy artesanal. Un Godello con crianza, glicérico, estructurado y con buena acidez.
La línea Pyjama se caracteriza por ser vinos versátiles y representan en su máxima expresión los vinos del Bierzo. El Mencía con su usual acidez y explosión frutal y el Godello con una aromaticidad brutal y un recuerdo rústico de las tierras bercianas.
Por último la apuesta más arriesgada, un verdadero banco de pruebas de otras variedades como la Tempranillo, Garnacha tintorera o Merenzao, presentes también en los viñedos de Demencia Wines. Elaboración artesanal al máximo exponente y una viticultura natural natural. Un vino natural elaborado a pequeña escala y criado en barricas muy viejas, algo diferente de verdad...
Y fuera de la zona del Bierzo, Taruguín, un tinto que proviene de la recuperación de viñas viejas en la zona de Soria en donde se ensambla la Tinta del país con una pequeña proporción de Albillo.

De locos está lleno el mundo del vino y menuda locura, gracias a ello podemos disfrutar de vinos diferentes, expresivos y con voz propia. En el mundo del vino como en la vida, quien no arriesga no gana. Gracias a quien arriesga, los que amamos el vino de verdad, los intrépidos que probamos y probamos sin miedo a salirse del mainstream vinícola, podemos apreciar esos vinos desnudos y a su vez poderosos que expresan un terruño tan particular como el berciano.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario